Gran Hermano bate récord ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), al concentrar la mayoría de las denuncias ante el organismo durante agosto.

El reality de Chilevisión recibió más de 14 mil denuncias de los televidentes por diferentes episodios, siendo tramitadas 8.537, donde solo un momento no correspondió al formato.

De esta última cifra, la entidad fiscalizadora desglosó los motivos por los que la audiencia alzó la voz, concentrándose en cuatro episodios.

Gran Hermano bate récord de denuncias ante el CNTV

En específico, la situación más denunciada durante agosto del programa fue el episodio de Lucas Crespo y Jennifer (Pincoya) Galvarini.

Lo anterior, con un total de 6.943 quejas donde televidentes señalaron que el participante agredió verbal y psicológicamente a su compañera de encierro.

“La denigra como mujer y todo esto en presencia de su hijo menor de edad que se encontraba en el estudio. Los animadores permiten que ello ocurra sin intervenir, avalando la violencia”, explican.

En segundo puesto, integrantes de la audiencia denunciaron en 517 oportunidades que se reiteraron “los hechos de violencia ocurridos el capítulo anterior. Lucas Crespo agrede verbal y psicológicamente a Jennifer Galvarini (Pincoya)”.

Al mismo tiempo, en tercer lugar se ubicó el programa Claudia Conversa, donde el pasado 1 de agosto, televidentes denunciaron que “se vulnera la dignidad de pacientes con los comentarios respeto a la ley ‘No puedo esperar’ 21.559, donde los panelistas hacen burlas en relación a diversas enfermedades, particularmente las inflamaciones intestinales, además de desinformar a la audiencia”, con 250 quejas.

Finalmente, con 160 denuncias, la audiencia reclamó que en Gran Hermano ocurrió “abuso y acoso sexual de parte de Jennifer Galvarini en contra de Raimundo Cerda, sin su consentimiento; acto vulgar con movimientos obscenos, baile sexualizado”.

Asmismo, precisaron que “las denuncias también hacen referencia a “agresiones verbales reiteradas, insultos con garabatos de grueso calibre, incitación al odio, amenazas y violencia por parte de Jennifer Galvarino y Lucas Crespo”.