La noche del domingo, Lucas Crespo se convirtió en el noveno eliminado de Gran Hermano, pese a la estrategia que llevó a cabo con sus compañeros de pieza para tratar de sacar a Jennifer de la casa. Fue justamente con ella que el joven protagonizó una de las peleas más fuertes del encierro, donde su participación estuvo marcada también por dos renuncias que no se concretaron.

En Página 7, hicimos un listado con algunos de los momentos más memorables del estudiante de psicología al interior del reality.

Uno de ellos ocurrió cuando los participantes llevaban tres semanas de encierro. En una actividad donde estaban todos recordando relaciones amorosas del pasado, Lucas contó que, en su adolescencia, embarazó a una joven menor de edad y la ayudó a abortar el bebé que esperaban, pues ella no quería tenerlo.

“Yo a los 15 años, más o menos, tuve un amor de verano y embaracé a una chica… Empecé a robarle plata a mis papás y mis tíos en los almuerzos familiares, y se la daba a su primo para que abortara, y lo hizo”, reveló entre lágrimas.

Por otro lado, aseguró que se sintió mal y muy culpable, “porque a mí me tuvieron a los 17 años y me sacaron adelante perfecto, y yo me acobardé y la ayudé a abortar, que fue su decisión”, indicó.

Las renuncias de Lucas a Gran Hermano

Solo unos días después de eso, Lucas Crespo fue al confesionario de Gran Hermano para presentar su renuncia, según él, porque no podía soportar la situación de vulnerabilidad en la que estaba al interior del encierro.

“Yo soy una persona que está acostumbrada a tener el control de su vida. En este lugar no se puede. Pensé que sí podría, y no”, explicó en esa oportunidad.

Y aunque dijo que no creía llegar a cambiar de opinión, al día siguiente no ratificó su salida, así que continuó en la casa.

Casi un mes más tarde, por motivos de salud y fuertes molestias físicas, el influencer volvió al salón privado para comunicar que tenía que irse, ya que temía no poder volver a hacer deporte si las cosas empeoraban.

Aquello llevó a que la producción trasladara a Lucas a un recinto asistencial donde lo evaluó un médico, cuyo diagnóstico lo tranquilizó lo suficiente como para anular nuevamente la renuncia. Lo anterior, pese a que esta había sido anunciada de manera “irrevocable”.

Pelea con Pincoya terminó en amenazas por conflictos en la casa

Entre los conflictos más recientes de Lucas -y probablemente el que detonó su salida del reality-, está el fuerte enfrentamiento que tuvo con Jennifer, a quien trató de “guarén de circo”.

Durante una intervención que había ensayado durante el día, Crespo se descargó por todas las peleas y discusiones que su Pincoya tuvo con los demás jugadores en esos dos meses de encierro.

Pero eso no fue todo, porque además amenazó con hacerle la convivencia mucho más difícil si se llegaba a quedar en la casa, generando un ambiente hostil y de mucha tensión, todo esto en plena gala de eliminación, donde Trini abandonó Gran Hermano.

La agresividad del momento llevó a que Lucas marcara un hito en el reality, acumulando cerca de 12 mil denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Agresión a Bigote

Cuando la mascota de Gran Hermano llevaba pocos días en el encierro, los jugadores recibieron una advertencia respecto a malos tratos y amenazas que fueron emitidas en tono agresivo.

Si bien la mayoría de estas actitudes apuntaban a Fernando Altamirano (Bambino), lo cierto es que hubo un episodio que los seguidores del reality no dejaron pasar, y lo difundieron de manera masiva en redes sociales.

Ocurrió mientras Lucas dormía en el sillón y Bigote se acercó a él en actitud de juego. Sin embargo, la interrupción de su descanso no le gustó al joven, y le apretó el hocico al perro hasta hacerlo chillar.

El tótem y el microondas

En redes sociales, los seguidores de Gran Hermano destacaron otras situaciones polémicas de este jugador, como la que ocurrió durante la prueba del tótem.

Allí, Lucas perdió el control, mostrándose furioso y golpeando el dispositivo, por lo que terminó asustando a sus compañeras.

Además, en una oportunidad confesó que hizo explotar el microondas de la casa porque lo usó como cronómetro para sus entrenamientos.