El comediante Mauricio Palma triunfó en la quinta noche del Festival de Viña del Mar, recibiendo ambas gaviotas.

No obstante, el comienzo no fue fácil, sobre todo luego de la presentación de Backstreet Boys, que regresó al certamen viñamarino tras 21 años. La primera vez fue en 1998.

Lee También...

¿Se lució o no? La charla en inglés de María Luisa Godoy con Backstreet Boys antes del show en Viña

Ir al artículo

Como el Monstruo quería seguir escuchando a la boy band, lanzó pifias por varios minutos, pero Palma continuó y no bajó los brazos.

Debido a esto, Página 7 le preguntó en conferencia de prensa si pensó en adelantar su rutina hacia la parte más fuerte, que es la musical, o la de su personaje ‘Violento Parra’.

Al respecto, señaló que “la verdad es que nosotros hacemos un trabajo muy complejo porque hacer reír no es fácil y la apuesta que tenemos en general los comediantes, es ‘a texto aprendido darle duro’, porque sabemos lo que va a venir, y con la intención de aquello es que yo le di para adelante, remando, porque sentía que la gente tenía intención de conectar, y después nos premiaron”.

Posteriormente, contestó otra pregunta sobre por qué no comenzó su propuesta con Violento Parra, señalando que “básicamente porque tomar un personaje que tiene cierta complejidad en su comprensión, con la ironía, y el sarcasmo que pone en juego, queríamos vestirlo de risa antes, que la gente enganchara primero conmigo, que cachara que yo soy un cabro que estaría en la galería igual que los otros cabros, viendo a los Backstreet Boys y a partir de ahí recibieron a este personaje -que es un poco soberbio- de una mejor forma”.

Finalizó diciendo que “hasta ahora nos resultó el plan, sin duda que vamos a revisar y hacer un análisis más profundo una vez terminada esta experiencia loca que es estar acá”.