Este viernes, Bad Bunny será el encargado de dar inicio a la jornada final del Festival de Viña del Mar, en lo que será su debut en la Quinta Vergara. Precedido por su galardonado disco X100Pre, el cantante prometió que hará bailar al ‘Monstruo’.

En conferencia de prensa el pasado jueves, además de hablar de la ansiedad que tiene por mostrar su espectáculo al público viñamarino, el puertorriqueño también se refirió a un aspecto de su vida del que se habla poco: el solidario.

Lee También...

El fail de la producción del Festival en la conferencia de Bad Bunny: escribieron mal su nombre

Ir al artículo

Si bien es posible ver en redes sociales al ‘Conejo Malo’ ostentando los lujos de su exitosa carrera, él además se encarga de dirigir una fundación sin fines de lucro llamada Good Bunny, que busca integrar y empoderar a los jóvenes a través de la música y las artes, contribuyendo a la formación de valores y desarrollo personal de estos jóvenes.

Respecto a esta organización, el intérprete explicó que habla poco del tema, porque así le gusta mantener todos los trabajos en un bajo perfil: “Todo lo que tiene que ver con cosas de aportar y ayudar, trato de hacerlo lo más discreto posible. Cuando dices que no se habla, tienes razón, porque muchas veces los artistas, antes de organizar algo, mueven todas sus fichas para que se entere todo el mundo, a mí no me gusta”, según pudo recopilar Página 7 en la conferencia.

Por ejemplo, para la navidad del año pasado, le entregó regalos a 30 mil niños de San Juan, Puerto Rico. En otra oportunidad, donó 100 mil dólares (cerca 66 millones de pesos), a los afectados por el huracán que azotó a su país natal, también en 2018.

Captura

Captura

“Yo cuando hago algo, lo hago de corazón, trato de hacerlo lo más privado posible. Obviamente nunca va a serlo, porque sale a luz pública. Pero es algo que me nace, y es lo que me toca como persona, por ser humano”, cerró el exponente del trap.

Cabe mencionar que Bad Bunny se presentará en la Quinta Vergara junto a la estadounidense Becky G y el humorista cubano Bonco Quiñongo, en el cierre de la versión número 60 del Festival de Viña del Mar.