Sociedad

2020-07-09T19:23:38-04:00 09 julio, 2020, a las 19:23Publicado por: Pablo Cabeza

Cuidado con lo que haces: las conductas que los hijos más imitan de los padres, según experto

Crianza
conductas de hijos
Pexels (cc)

Los padres son el primer modelo que tienen los hijos en un hogar. Desde que nacen y se van desarrollando, los infantes van siendo guiados por sus progenitores y, en ese camino, es probable que adopten o imiten conductas propias de sus padres.

Un punto en el que coincide el psicólogo Luis Pino, académico de la escuela de Psicología de la Universidad de Las Américas, quien en una entrevista con la revista Sonríe Mamá y Familia, consignada por BioBioChile, indicó que lo más imitado por los niños son las emociones, por lo que debemos prestar atención a cómo las expresamos.

Inicialmente, lo más imitado es lo gestual y conductual, lo cual obedece a que es una imitación de la forma en que los padres comunican. Los niños empiezan a imitar esa forma de comunicación, que finalmente es correspondiente con la dimensión afectiva. Esto quiere decir que lo más imitado respecto de los padres, dado el tipo de vínculo, son las emociones: cómo expresamos el cariño, el amor, la contención, la ira, el desprecio o la envidia, por nombras algunas“, comentó a la publicación.

Si bien toda conducta de los padres funciona como espejo para los hijos, existen estímulos que les parecerán más interesantes de imitar, por ejemplo, cómo reaccionan en situaciones de crisis.

En este contexto, la violencia es uno de los aspectos a los que se les debe poner más atención en cuanto a su expresión, ya que “es fácilmente imitable porque es más notoria que otras conductas: el cómo resuelvo un problema frente a una situación cotidiana, cómo enfrento a personas en la calle, etc. Insisto en lo que dije antes: lo que más aprendemos a imitar son las emociones, ya sean positivas o negativas”, añade.

Hijos diferentes a sus padres

Si bien hay niños que imitan muchas conductas de sus padres, otros no lo hacen tanto y desde muy pequeños se van diferenciando de sus progenitores, lo que también tiene una explicación.

“Estas diferencias están dadas por aspectos biológicos, sicológicos y sociales. Los aspectos biológicos tienen que ver con el temperamento, que son características conductuales asociadas a la personalidad que vienen dadas por la genética y no necesariamente están relacionadas con los padres”, indicó.

“Respecto a lo cognitivo, esto tiene que ver con los tipos de aprendizaje que el niño va desarrollando. Finalmente, lo social tiene que ver con los tipos de interacciones que van marcando su conducta a lo largo de su estimulación infantil: lo educativo, las amistades y el proceso de socialización”, detalló.

La sumatoria de lo biológico, lo cognitivo y lo social hacen la diferencia entre padres e hijos, dependiendo de qué tan profunda sea cada una de esas dimensiones”, aseguró, destacando que los elementos similares a los padres pueden manifestarse incluso en la edad adulta.

Asimismo, la conducta de la imitación también está fuertemente presente en la preadolescencia, claro que con otros referentes además de los padres.

“Eventualmente los niños pueden renegar de la imitación, aunque por lo general esta ocurre de manera involuntaria o sin que nos demos cuenta. Sin embargo, es parte del desarrollo positivo que los niños empiecen a buscar otros referentes para comenzar a imitar. Esto es típico de la preadolescencia, donde comienzan a ser otros los referentes, como el grupo de pares”, señaló.

¿Qué puedo hacer como padre o madre?

El académico señaló que los padres deben tener siempre conciencia de cómo expresan ciertas emociones, para así mantener un vínculo saludable con el o los hijos. “Tener conciencia de qué tan impulsivo soy como padre o madre o qué tan sensible soy, entre otras cosas. Esto ayudará a que cuando se vincule con otra persona no diga o haga cosas que puedan dañar a un tercero, en este caso, a su hijo”, advirtió.

Teniendo eso siempre presente, el psicólogo indicó que se formarán vínculos estrechos y, a partir de eso, el niño que observa su conducta tendrá cercanía y confianza con él o ella.

Y agregó lo más importante: “Aunque existen ciertos parámetros de crianza, estos son solo referenciales ya que cada situación es compleja y única al estar formada por muchos factores”.

¿Encontraste algún error? Avísanos
La Serena 100.3 Valparaíso / Viña 100.1 Curicó 105.7 Concepción / Talcahuano 90.9 Los Ángeles 101.7 Temuco 101.7 Valdivia 97.9 Osorno 105.5 Puerto Montt 101.9 Ancud 103.7 Castro 99.5