Sociedad

2020-05-21T14:46:04-04:00 21 mayo, 2020, a las 14:46Publicado por: Solange Garrido
La información es de BioBioChile

La historia de la rancagüina que fue enviada a Santiago por problema al corazón y murió con COVID-19

Relato de su hija
La historia de la rancagüina que fue enviada a Santiago por problema al corazón y murió con Covid-19
Visitas: Cargando
Cedida

Carmen Alcaíno tenía 74 años y vivía con su hija menor y su nieto en Rancagua. Era, según la describe su familia, una persona activa y autónoma que le gustaba ir dos veces a la semana a hacer gimnasia y compartir seguido con sus amigas. Sin embargo, desde la confirmación del primer caso de coronavirus en el país, dejó de salir para poder resguardar su salud, debido a que también tenía hipertensión y diabetes.

Por problemas al corazón, debió permanecer internada desde el 2 al 18 de mayo en diferentes unidades del país. El primer día que ingresó a un recinto asistencial, se le realizó un examen PCR, el cual salió negativo a coronavirus. Sin embargo, de acuerdo a lo mencionado en el certificado médico de defunción, Alcaíno murió por problemas al corazón, pero también mantenía una neumonía por COVID-19.

En conversación con BioBioChile, su hija Aixa Cataldo relató que la noche del 2 de mayo su mamá comenzó a sentir malestares, por lo que fueron a una clínica de RedSalud en Rancagua. En dicho lugar le realizaron exámenes de sangre, el de COVID-19 -que salió negativo- y un electrocardiograma.

“Mi mamá había sufrido, en ese momento, decían un preinfarto o un infarto, no lo podían determinar. Para poder saber el tema de lo que tenía en el corazón, le tenían que hacer una coronariografía en el Hospital Regional de Rancagua”, indicó.

Ese mismo día fue trasladada hasta el hospital de Rancagua para realizarle el examen solicitado -además de un nuevo test por COVID-19 que salió negativo- que arrojó que Alcaíno sufría “un trauma en el corazón, que es un coágulo gigante, arterias dañadas. Algo bien complicado y que solo podía ser tratado en el Hospital del Tórax o en el Hospital San Juan de Dios”, añadió Cataldo.

De esta manera, fue trasladada el 4 de mayo hasta la UCI Cardiológica del Hospital San Juan de Dios en la región Metropolitana. Cataldo mencionó que el 6 de mayo pudieron hablar con Alcaíno, luego que se consiguiera un teléfono con otra de las pacientes. En esa llamada acusó que pacientes no estaban utilizando mascarillas.

Posteriormente, el 11 de mayo les informaron que había un paciente con coronavirus al interior de la unidad, por lo que le harían un examen, sin embargo, a la familia le aseguraron que “con o sin COVID-19 a mi mamá la operaban igual porque era urgente”.

Pese a que su mamá salió positiva al examen, le aseguraron que al día siguiente de igual manera la operarían debido a que se mantenía estable. Sin embargo, añadió que al mediodía del 12 de mayo “me logro comunicar y me dicen que mi mamá no pudo ingresar a pabellón porque se desestabilizó y que tuvo problemas respiratorios. Después en la noche me dicen que la conectaron a un ventilador mecánico porque el COVID-19 le había atacado los pulmones”.

Alcaíno debió permanecer con ventilación mecánica desde el 12 al 18 de mayo, día en el que murió. Según comentó su hija, su parte de defunción dice que falleció a raíz de problemas cardíacos, pero añadió que de igual manera era una paciente COVID-19.

“No quiero que esto sea amarillista en el sentido de que mi mamá murió de COVID-19. Es probable que su corazón no resistió, pero mi mamá no debió esperar del 2 de mayo hasta el 18 la operación si es que era urgente. Por algo determinaron trasladarla de urgencia a Santiago”, aseguró.

Además, añadió que “esto (COVID-19) complicó el apuro de la operación, el estado y la situación posterior para la familia que es un trauma por donde lo mires. Esto no debió pasar así”.

“No quiero que esto le pase a nadie más”

Tras lo vivido por su madre, la familia decidió hacer una denuncia pública debido a que Cataldo aseguró que “no quiero que esto le pase a nadie más”. Sumado a esto, están siendo asesorados por el diputado Juan Luis Castro, a quien conocen hace años por amigos en común.

Cuando su mamá se enfermó en la casa, Cataldo optó por llamar a Castro, quien le recomendó que la llevaran a dicha clínica porque la urgencia estaba más expedita. “Él como que me asesoró y después se empezó a preocupar y llamarme todos los días para saber de mi mamá. Le conté lo que pasó al final y me dice que no debió pasar así”, indicó.

El diputado Castro señaló que el caso necesita de una investigación, debido a que acusó que “resulta inaudito, puesto que ahí se produce una situación confusa e irregular en la cual se contagia en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Dios de coronavirus, pese a haber llegado libre de esa enfermedad. Se agrava a los días siguientes haciendo una neumonía por coronavirus y conectándose a ventilación mecánica durante varios días”.

“El problema es que ella no debió pasar por un ventilador mecánico, no debió contagiarse con COVID-19, no debió morir con la angustia de saber que estaba contagiada. No debió ser entregada en una bolsa, nosotros debíamos haberla despedido como corresponde porque a ella sí la cuidamos (…) No quiero que esto le pase a nadie más, no quiero que nadie lleve a su familiar por apendicitis y salga con COVID”, aseguró Cataldo.

Emitirán informe tras el análisis

El subdirector médico del recinto asistencial, José Antonio Salinas, lamentó el fallecimiento de la mujer y señaló que ingresó al hospital tras ser derivada desde Rancagua para una eventual “resolución quirúrgica de su enfermedad coronaria, la que estaba asociada a otras patologías crónicas”.

Salinas indicó que su hospitalización se dio en “la etapa más compleja de la pandemia (…) llegando actualmente a 165 casos hospitalizados, lo que transforma el manejo de los pacientes en un gran desafío a la institución”, añadiendo que el 11 de mayo la mujer dio positivo a COVID-19.

Tras la confirmación, se siguieron los protocolos establecidos del recinto asistencial tanto “en lo que dice relación con los procedimientos clínicos como en el uso de los equipos de protección personal por parte de los profesionales de salud, los que no han faltado en nuestra institución”.

Además, aseguró que el 18 de mayo la paciente presentó un infarto al miocardio sin supradesnivel st, lo que le produjo el fallecimiento pese a las maniobras. “Sin perjuicio de lo anterior y entendiendo a preocupación de la familia, el Hospital San Juan de Dios emitirá un informe luego del análisis clínico y epidemiológico del caso”.

Consultados por el caso de Carmen Alcaíno, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, señaló que “es parte de una investigación epidemiológica que se debe realizar, por lo tanto, en la medida que esa investigación se realice y esa auditoría médica se pueda realizar desde punto de vista del hospital, se entregará toda la información con total transparencia hacia la familia”.

En tanto, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, comentó que “decir que una persona entra a un hospital y que tiene tomado un PCR preoperatorio que es negativo, no significa que si ese PCR se hace positivo la infección sea, independiente de la investigación que ha anunciado el subsecretario, intrahospitalaria. Puede haber ocurrido, pero no se puede afirmar que un cambio de PCR en los días corresponda a una infección en el momento reciente que se toma el examen que resulta positivo”.

¿Encontraste algún error? Avísanos
La Serena 100.3 Valparaíso / Viña 100.1 Curicó 105.7 Concepción / Talcahuano 90.9 Los Ángeles 101.7 Temuco 101.7 Valdivia 97.9 Osorno 105.5 Puerto Montt 101.9 Ancud 103.7 Castro 99.5