Fue hace un tiempo cuando Angélica Sepúlveda contó en redes sociales que padecía alopecia, una enfermedad que hasta ahora no ha podido subsanar.

Eso sí, a la exchica reality lejos de bajarle la autoestima, trató de mantenerse firme y buscar soluciones, tal como relató en conversación con Página 7.

Sobre ello, Sepúlveda contó que su diagnóstico llegó en medio de la pandemia, una vez que se le empezó “a caer mucho el pelo, porque me sacaba el moño y eran mechones de pelo. Fui al dermatólogo y me diagnosticaron alopecia”.

“Pregunté por todos los tratamientos que podía hacer, eran súper caros, y la seguridad de que alguno fuera de verdad efectivo, no existía”, comentó.

Ante ello, Angélica confesó que “hubo un momento de frustración, porque tenía que viajar a Turquía y para las mujeres turcas el pelo es lo máximo, y mi pelo estaba súper débil, pero empecé a tomar vitaminas y me atreví”.

“Él me dijo que allá es común el implante capilar, de hecho todo Europa iba a hacerse esa operación, y ahí me relajé. De hecho bromeó y me dijo: ‘No me importa, tú te sacas el pelo y vamos a ser dos pelados'”, expresó entre risas.

Instagram

Instagram

Angélica Sepúlveda y su alopecia

Ante dicho panorama, la exchica reality decidió que “mientras tenga pelo, voy a hacer cambios, y cuando llegué de Turquía estuve más de un año con el pelo liso, cambié de color, y de ahí empecé a solo jugar”.

“Tengo el pelo crespo y se nota menos, pero sí tengo manchones vacíos. Estoy probando con algunos secretos de la abuela, si no funciona, no importa”, reflexionó.

Al mismo tiempo, precisó que su objetivo es teñirse el pelo rosado “antes de la Karol G, porque a mí me encanta, y la estilista me dijo: ‘Hay que decolorar’, entonces me recomendó hacer eso, y de ahí ver qué hacíamos o si me atrevía a ir con el rosado”.

Angélica Sepúlveda en Pero con Respeto

Captura CHV

“Aunque sea un color de fantasía que me dure una semana, lo voy a hacer. Mi pelo está resistiendo bien, usan productos muy buenos y de calidad. Con una tercera sesión ya estaré rubia, y después de eso vamos por el rosado”, concluyó.