Antes de comenzar su presentación en la Quinta Vergara, el cantante puertoriqueño Ozuna proyectó un video en el que se refirió a una polémica que protagonizó hace aproximadamente un año.

“Pido perdón a los niños y las personas mayores y las personas que se sintieron ofendidas. Seguimos aquí firmes porque andamos con Dios”, se escuchó decir al artista, quien también aseguró que esta situación le enseñó a valorar a su familia.

¿Pero a qué se refería Ozuna? Se trató de video íntimo de la estrella del trap, que realizó cuando apenas tenía 16 años, y por el que habría sido extorsionado.

De acuerdo a la BBC, Vicente Saavedra, mánager de Ozuna, confirmó mediante un comunicado la existencia de las imágenes, las que fueron editadas “con el fin de causar más daño”.

Lo sucedido fue un error del pasado, donde, al igual que muchos jóvenes, cometí un error impulsado por la ignorancia. Hoy no solo lamento lo ocurrido, sino lo condeno”, comunicó el artista sobre la existencia de dicho material.

Por su parte, el abogado de Ozuna, Antonio Sagardía, apuntó como responsable de la extorsión al cantante Kevin Fret, reconocido representante de la comunidad LGTBI en su país y considerado como el primer gay en su género musical, quien fue asesinado en San Juan en enero de 2019.

El abogado confirmó que el 2017, el intérprete de Taki Taki presentó una denuncia por extorsión contra Fret en la oficina del FBI en Miami, Florida.

Alegaba el trapero, que en paz descanse, que tenía un video que podía perjudicar a Ozuna y quería dinero. Una típica extorsión (…) Pedía cantidades indeterminadas (de dinero), pero se llegó a hacer un desembolso grande para ver si él, de alguna manera, cesaba y desistía, de estar afectando la tranquilidad, la paz de Ozuna y de su familia”, indicó el defensor.

Ozuna ni es sospechoso ni es persona de interés. Meramente será entrevistado cuando las autoridades así lo decidan”, enfatizó Sagardía.