Síguenos

Publicado por Cristopher Schmidlin

| 20 marzo, 2017 a las 11:24

Visitas: 0

Contexto | Lisa Schaffer (CC) | Fllickr

Padre australiano bañó en gasolina a su hija y le prendió fuego por ser ‘muy bonita’

Un padre bañó a su pequeña hija con gasolina y luego le prendió fuego en un ataque de furia. ¿El motivo? su hija era demasiado linda.

Según se escuchó en las audiencias judiciales, la niña, que tenía apenas tres años al momento del ataque, sufrió quemaduras severas en el 13% de su cuerpo, estuvo en riesgo vital y además quedó con cicatrices permanentes tras el incidente.

Lee también: La cruda decisión que tomó una joven con Asperger tras ser torturada por vecinos

Durante el ataque de furia, Edward John Herbert además bañó con gasolina a la hermana mayor de la niña, de 7 años, pero no alcanzó a prenderle fuego.

Fue un policía fuera de servicio, vecino de esta familia, quien escuchó los desgarradores gritos de dolor y corrió a ayudar. Cuando llegó vio a la pequeña en llamas y lanzó una manta sobre la niña para apagar el fuego y salvar su vida.

El padre admite haber intentado matar a las niñas, pero se ha declarado no culpable de 5 cargos, incluyendo intento de parricidio.

La Corte Suprema de Australia del Oeste escuchó que el padre, quien tiene otro hijo, había estado todo el día del incidente bebiendo y fumando marihuana en su residencia en Perth.

La fiscal, Amanda Forrester, señaló además que Herbert persiguió a su pareja por toda la casa con un cuchillo y amenazó con incendiar todo antes de fijar su ataque en la pequeña.

Él vertió el petróleo sobre la niña menor frente a los ojos de su pareja y luego le prendió fuego. Después le lanzó gasolina a la niña mayor, que sufre de autismo y necesita de cuidados especiales.

Daniel McMillan, otro vecino, llegó poco después y descubrió a Herbert bebiendo en la cocina como si nada hubiese pasado. Le preguntó qué había hecho y le respondió “que le había prendido fuego a su hija menor porque era demasiado linda y que eran sus hijas así que podía hacer lo que quería con ellas”.

McMillan aseguró también que Herbert le lanzó botellas y lo amenazó con un cuchillo, pero que pudo quitarle el arma y luego golpearlo en la cabeza con un extinguidor, consignó Mirror.

Cuando las autoridades retiraban a su hijo de la casa, el sujeto dijo: “no se preocupen de él, jamás le prendería fuego a mi niño”.

La pareja de Herbert, reveló en una entrevista como testigo que él estaba actuando de manera paranoica y agresiva desde hace algunos días, que hablaba de hombres lobos y dijo también que se había desnudado antes de prenderle fuego a su hija.

El juicio continúa y se esperan duras sanciones para Herbert.

LO MÁS VISTO AHORA