Sociedad

2020-10-29T20:06:26-04:00 29 octubre, 2020, a las 20:06Publicado por: Javier Arriagada

¿Pesadilla o terror nocturno? Cómo identificarlo y ayudar a tu hijo cuando se despierta asustado

Consejos para padres
FreePiks
FreePiks

De seguro en más de alguna ocasión has escuchado que tu hijo se despierta asustado por la noche. Ante esas situaciones, debes considerar que el niño podría estar sufriendo de pesadillas, o de los denominados “terrores nocturnos”.

En ese último caso la genética juega un rol fundamental, y es más probable que el niño experimente esos terrores nocturnos si heredó trastornos del sueño de sus padres.

Según describe la pediatra Michelle Ponti a la revista digital Todays Parent, algunos desencadenantes de estos episodios, incluyen un cambio en la rutina del menor o sentirse cansado y ansioso. “Eventos como el aprendizaje para ir al baño, el divorcio de sus padres o el comienzo de la escuela posiblemente pueden provocarlos”, detalla.

Identifica los terrores nocturnos

Los terrores nocturnos suelen tener su punto máximo entre los 3 y 4 años, y ocurren durante el sueño no REM, es decir en la transición entre los ciclos del sueño. Generalmente se experimentan en los primeros 90 minutos después de quedarse dormido.

Asimismo, pueden durar de unos segundos hasta varios minutos. A pesar de que no hay consenso sobre qué tan comunes son en los niños, las estimaciones van desde un 1 hasta un 40%.

¿En qué se diferencian con las pesadillas?

Si tu hijo está experimentando un terror nocturno mientras duerme, parecerá que está superado por el miedo. “Da mucho pavor presenciarlos”, describe la especialista. “Sin embargo, a menudo es más aterrador para los padres que para los propios niños”, asegura.

En este contexto, debes considerar que algunos de los signos más característicos incluyen llanto inconsolable, patadas, gritos, golpes, conversaciones incoherentes e incluso en ocasiones sonambulismo.

Si bien pueden parecerse, los terrores nocturnos son muy diferentes a las pesadillas, porque no puedes consolar a tu hijo para que la deje. Por otra parte, el niño tampoco recordará el evento.

“Los niños pueden recordar pesadillas, pero no pueden recordar un terror nocturno”, dice Ponti. “No es como un sueño vívido y aterrador. Es solo esta reacción de miedo subconsciente a la transición del sueño”, precisa.

FreePiks

FreePiks

Cómo ayudarlo

Cuando tu hijo experimenta un terror nocturno, es primordial asegurarse de que no se lastime“Tampoco debes despertarlo mientras está sucediendo, porque tendrá problemas para volver a dormirse”, detalla Ponti. “Puedes sentarte a su lado, darles un abrazo y guiarlos suavemente para que retome su descanso”, aconseja.

Si bien es común que esos episodios sucedan una o dos veces durante su crecimiento, debes estar alerta si comienzan a ocurrir regularmente. En ese caso sería buena idea consultar con tu pediatra.

“También puedes solicitar una derivación a un especialista en sueño si los terrores se vuelven perturbadores y también te preocupan otros trastornos como la apnea del sueño”, señala.

Aun así, es útil recordar que “los terrores nocturnos desaparecen y realmente no hay nada de qué preocuparse”, concluye la especialista.

 

¿Encontraste algún error? Avísanos
La Serena 100.3 Valparaíso / Viña 100.1 Curicó 105.7 Concepción / Talcahuano 90.9 Los Ángeles 101.7 Temuco 101.7 Valdivia 97.9 Osorno 105.5 Puerto Montt 101.9 Ancud 103.7 Castro 99.5