Este martes, Carabineros reportó el cierre de la investigación interna por el polémico control de identidad a Jorge Valdivia. Además, recordemos que este proceso se originó tras un “telefonazo” de la diputada Maite Orsini.

Fue el pasado 25 de enero cuando el exfutbolista fue fiscalizado en la comuna de Vitacura, región Metropolitana. Posteriormente, fue trasladado hasta una comisaría.

Desde ahí, llamó a su pareja para comentarle la situación, asegurando que se había tratado de un apremio ilegítimo. Por lo mismo, la parlamentaria llamó directamente a la jefa de la Dirección de Derechos Humanos, la general Karina Soza.

Todo este escándalo derivó en una indagatoria interna que, tras llegar a su fin, estableció una “reprensión” para el sargento Jean Gallardo, como jefe de la patrulla, y la absolución del cabo Pablo Pino.

Investigación interna de Carabineros

La Tercera informó que, desde la institución, determinaron que “asiste responsabilidad administrativa al sargento Jean Pierre Gallardo Morales, de dotación de la 37° Comisaria de Carabineros Vitacura”.

Por eso se propuso “una medida disciplinaria consistente en ‘una reprensión’, toda vez que (…) el control de identidad al ciudadano Jorge Valdivia Toro se ajustó a derecho“.

De hecho, explicaron que el control de identidad se llevó a cabo a raíz de una “actividad sospechosa”, en específico, por “la existencia de una persona encapuchada”, que en este caso era Valdivia.

En la fiscalización, al exjugador de La Roja se le solicitó el carnet de identidad. “No presentó algún documento que acreditara su identidad, ni mucho menos manifestando de palabra su identidad”, indicaron.

Así las cosas, el exfutbolista fue trasladado a una Comisaría, “momento en que el ciudadano (…) opuso resistencia al procedimiento, lo que generó que se utilizara la fuerza racional y necesaria para inmovilizar con esposas de seguridad”.

Se cierra el caso Valdivia-Orsini tras detención y telefonazo

Ya en la unidad policial, a juicio de la Fiscalía de Carabineros, se registró la equivocación que justificó “reprensión” para el sargento Gallardo.

Según muestran las imágenes de las cámaras de seguridad, “Jorge Valdivia estuvo alrededor de seis minutos aproximadamente inmovilizado con esposas de seguridad en el interior del cuartel policial”.

Además, el detenido no mostró “una actitud agresiva o que pudiese afectar su propia integridad física o la de terceros”, lo que el sargento tendría que haber advertido, considerando que es el “más antiguo en jerarquía y jefe de patrulla”.

Por último, en el caso del cabo Pablo Pino, la resolución de la investigación indica que “no le asiste responsabilidad administrativa” tras la detención del exfutbolista.