Según los registros, desde 2008 a 2017 ingresaron un total de 10.848 perros al canil, donde el 55% de los animales murieron, lo que corresponde a 5.977.