Actualidad

2021-03-29T21:42:45-04:00 29 marzo, 2021, a las 21:42Publicado por: Pablo Cabeza

El crudo relato de Iván Ñúñez en querella por ataque en Tirúa: "Esteban me gritaba 'sácame de acá'"

Iván Núñez
Captura

El fin de semana nos enteramos del lamentable ataque que vivieron el periodista de TVN Iván Núñez y el camarógrafo, Esteban Sánchez, tras ser interceptados con armas de fuego mientras se trasladaban por la ruta que une a Cañete con Tirúa.

Producto de este ataque, Sánchez perdió la visión de su ojo derecho, y continúa recuperándose de esa y otras lesiones en su tórax y brazo en el en el Hospital Clínico del Sur de Concepción, aunque en las próximas sería trasladado al Hospital del Trabajador de Santiago.

En este contexto, este domingo tanto el Gobierno como TVN indicaron que presentarían una querella criminal contra quienes resulten responsables del cobarde ataque, una acción que se concretó este lunes.

Por parte de la señal estatal, el querellante es Iván Núñez, quien presentó la acción judicial “en contra de todos quienes resulten responsables del delito de Homicidio Calificado, en grado de desarrollo de frustrado, cometido en mi perjuicio, así como también de Juan Esteban Sánchez”.

En el documento al que tuvo acceso Página 7, también se detalla cómo fue el viaje y los momentos anteriores y posteriores al ataque.

El periodista relató que el mismo sábado viajaron desde Santiago a la ciudad de Cañete, donde se reunirían con Héctor Llaitul, sin embargo, el dirigente mapuche no pudo asistir y convenieron otro punto de encuentro en el cruce San Ramón, un par de kilómetros de distancia del puente Lleu Lleu.

“Una vez en ese lugar, llegó una camioneta con cuatro personas, una de ellas Llaitul, con quienes comenzamos a conversar (…) Con el objeto de conversar unos minutos más, le ofrecimos a Llaitul llevarlo hasta su casa, a lo que accedió”, detalló.

En el camino, Núñez notó un lugar en la que al parecer se celebraba un cumpleaños, donde Llaitul bajó el vidrio para saludar, y luego él y su pareja se bajaron.

Cuando iniciaron la ruta de regreso fue cuando tuvieron problemas. “Cuando íbamos pasando por el lugar en que estaba esta suerte de celebración, nos detuvieron unas personas señalándonos que estaban muy molestas ya que habíamos ingresado a su territorio sin solicitar su autorización, pero eso no aplacó su molestia, argumentando que Llaitul era de Osorno y no de ahí”, dice la querella.

“Estaban muy enojados e incluso señalaban que cruzarían un vehículo en el camino para impedirnos el paso. Para intentar calmar los ánimos, les ofrecimos que nos dieran sus argumentos en una entrevista que se realizaría al día siguiente. En ese lugar hablamos personalmente con la dirigenta Gladys Huenumán y telefónicamente con el dirigente Santos Reinao”, continuó su detalle.

“Comenzaron a dispararnos desde todas las direcciones”

Tras ese acuerdo, el documento indica que pasado las 20.00, cuando doblaron en el camino en dirección hacia San Ramón, “cinco minutos después sentí un primer impacto de bala por el lado del piloto. Luego un segundo impacto que me hirió en el brazo y ahí comenzaron a dispararon desde todas las direcciones (…) Uno de los disparos del lado del copiloto dio en el rostro de Juan Esteban, quien comenzó a sangrar profusamente“, continúa el relato.

Hubo también disparos a ambos neumáticos traseros de la camioneta, indicó Ñúñez, pero aun así continuaron avanzando en medio de los balazos. “De hecho, nunca nos detuvimos y siempre estuvimos bajo fuego. Esteban permanentemente me gritaba ‘sácame de áca’“.

Entre los detalles de lo acontecido, Iván expresó que recibieron “una enorme cantidad de disparos de todos los calibres y con distintos tipos de armamento” y que “se trató de un número importante de tiradores que jamás logramos ver. No había ninguna forma de defendernos y únicamente logramos salir con vida en razón que nunca detuvimos la marcha“.

Finalmente, cuando lograron llegar al cruce a San Ramón pidieron ayuda a un camionero estacionado, quien no los consideró. Luego el comunicador se habría puesto de rodillas en el suelo con las manos arriba para que un auto se detuviera, y si bien en un comienzo se negaron a ayudarlos, “no fue sino antes mis súplicas que decidieron llevarnos en el asiento trasero hasta el Hospital de Cañete”.

Síguenos en nuestras Redes Sociales
¿Encontraste algún error? Avísanos
La Serena 100.3 Valparaíso / Viña 100.1 Curicó 105.7 Concepción / Talcahuano 90.9 Los Ángeles 101.7 Temuco 101.7 Valdivia 97.9 Osorno 105.5 Puerto Montt 101.9 Ancud 103.7 Castro 99.5