Actualidad

2020-08-03T11:39:32-04:00 03 agosto, 2020, a las 11:39Publicado por: Pablo Cabeza

Familia de Gabriela Marín, joven que se quitó la vida tras violación hace 8 años, aun espera justicia

Acusados libres
gabriela marin
Captura | CHV

Hace ocho años Gabriela Marín decidió quitarse la vida tras ser brutalmente violada en la vía pública y luego que los presuntos responsable de su ataque quedaran libres.

La parvularia, madre de dos hijos, tenía 23 años cuando fue abusada sexualmente por tres sujetos en San Fernando el 7 de agosto de 2012. Pasado las 21.30 horas, la mujer salió de un ‘cyber café’ cuando fue abordada por un extraño quien la encaminó amenazada hasta una línea férrea en el paseo peatonal de Tres Montes.

De acuerdo a un reportaje de la revista Paula de La Tercera, el tipo habría llamado a otros dos sujetos con quienes le arrancaron la ropa, la violaron, la golpearon con piedras y la abandonaron.

Como pudo, Gabriela pidió ayuda y Carabineros detuvo a tres hombres que ella reconoció como culpables. Dos de ellos tenían antecedentes penales, pero al día siguiente el tribunal decretó ilegal la detención y los sujetos identificados con las iniciales B.R.D.; C.B.B; e Y.P.C., quedaron libres.

Esa fue la primera falencia en un proceso judicial lleno de falencias y que una vez más ignoró el dolor de una víctima. Diligencias policiales deficientes, ausencia de fiscales y tratamientos médicos inadecuados son algunos de los errores que tras ocho años aun no tiene culpables sentenciados.

La contención emocional tampoco fue la esperada, pues según La Tercera, seis días después del ultraje, Gabriela fue dada de alta en el hospital, pues el siquiatra Guillermo Gálvez la consideró estable y solo le recomendó atención ambulatoria y antidepresivos.

Semanas después, el 4 de septiembre, durante una sesión con la sicóloga, Gabriela le pidió hacerse una cura de sueño, pero le dijeron que no había camas. Dos días después se suicidó.

La familia sigue esperando por justicia

En conversación con CHV Noticias, su hermano Juan Marín señaló que “seguimos en búsqueda de la anhelada justicia y aún no pasa nada. Nos quedó claro cuáles fueron los errores del juicio. Los tipos que son culpables quedaron en libertad por errores de la Fiscalía“.

El único deseo de Gabriela antes de quitarse la vida y que dejó por escrito en una carta de despedida a su familia, era que su hermano hiciera justicia. “Perdóname. Solo eso. Por no ser la hermana fuerte. No pude ser. Te pido que esto no se quede así. Haz que paguen“.

gabriela marin

Captura | CHV

Lamentablemente, una serie de errores en el procedimiento judicial y el abandono del caso tienen a la familia aun esperando.

Desde el minuto uno que se conoció el ataque se registraron graves falencias. Primero, el fiscal jefe de San Fernando, Néstor Gómez, no se constituyó en el sitio del suceso la noche de la violación. En el parte policial tampoco constaba que haya instruido pericias vía telefónica.

La rueda de reconocimiento se realizó sin su supervisión y, por ende, al día siguiente los tribunales decretaron ilegal el procedimiento en la audiencia de control de detención.

La Fiscalía que representaba a Gabriela, tampoco pidió prisión preventiva para los imputados ni apeló al veredicto de libertad. En ese entonces Juan comentó a La Tercera: “¿Cómo puede ser que a un tipo que roba un celular le den prisión preventiva y los sospechosos de torturar a mi hermana no queden con ninguna medida cautelar?“.

Luego se supo que a esa audiencia del 8 de agosto tampoco asistió el fiscal jefe sino otro fiscal, Carlos López, quien revisó la carpeta del caso solo cinco minutos antes.

Por lo anterior, la Fiscalía Regional de O’Higgins y Carabineros abrieron un sumario administrativo. Néstor Gómez dejó de ser fiscal jefe de San Fernando y Carlos López fue suspendido de la investigación y removido a Rengo.

Luego tomó el caso la fiscal Fabiola Echeverría y la PDI, quienes tenían un plazo de dos años para darle término judicial.

Finalmente, los vicios en el proceso terminaron con una sentencia clara en 2015 pero que deja con una sensación de impunidad total a su familia, y es que nunca se pudo comprobar la culpabilidad de los supuestos autores y tras dos juicios anulados, en diciembre del 2015 los acusados fueron absueltos.

Me quedó una mochila muy grande que es una carta que ella me deja con un mensaje de justicia, y le transmito en realidad que esa justicia no la he logrado, porque la Fiscalía hizo mal el trabajo“, expresó Juan a Meganoticias.

En ese sentido, señaló que: “estamos con una sensación de impunidad que nos tiene todavía con la pena (…) No logramos superarlo todavía como familia“.

El caso de Gabriela volvió a salir a la luz tras el revuelo mediático que causó la historia y el juicio por la violación a Antonia Barra.

“El caso de Antonia nos remueve a todos y estamos con mucha tristeza, porque nuestra clase política no reacciona el tema y está, entre comillas, permitido violar en Chile”, lamentó Juan en CHV.

¿Encontraste algún error? Avísanos
La Serena 100.3 Valparaíso / Viña 100.1 Curicó 105.7 Concepción / Talcahuano 90.9 Los Ángeles 101.7 Temuco 101.7 Valdivia 97.9 Osorno 105.5 Puerto Montt 101.9 Ancud 103.7 Castro 99.5