Pedro Ruminot fue el encargado de hacer reír al Monstruo la última noche del Festival de Viña, el pasado viernes.

Su rutina, con la que recordó la música de los años 90, cómo era él en esa época, y que incluyó a Marcelo Barticciotto y a El Símbolo cantando con él en el escenario, sacó carcajadas del público que lo premió con las dos gaviotas.

Quien no quedó fuera de su rutina fue su tía Bernarda Torres Araneda. Incluso, Ruminot le pidió al público que la buscara en Facebook y le escribieran un garabato.

Pancho Saavedra, que se encontraba en el jurado, mostró su perfil desde su teléfono celular.

Perfil de tía de Pedro Ruminot

Leonardo Rubilar | Agencia UNO

Esta no es la primera vez que la nombra en una rutina, pues lo suele hacer cuando recorre el país con su stand up. Como ella no sabía, un día le comentó que le llamaba la atención los mensajes que recibía en su muro, que iban acompañados con un garabato.

Pero ese viernes se hizo muchísimo más popular y eso trajo consecuencias. Como tantas personas le enviaron solicitudes de amistad, su perfil colapsó y en un momento ya no se podía pinchar en “agregar a amigos”.

Hoy, ya no es posible encontrar su perfil ¿Será que lo habrá puesto privado después de convertirse casi en una celebridad?

Con respecto a las historias que contó su ahijado en la Quinta Vergara sobre ella, reconoció en conversación con La Cuarta que “la mayoría son verdad. No le ponía de su cosecha. Son reales”.

Fue tanto el éxito de Pedro que sus vecinos en Maipú casi le piden autógrafos. “Salí a comprar a la carnicería y bastante gente me reconocía, hasta las niñas chicas y los vecinos. Me hizo famosa y, a decir verdad, nunca pensé que iba a pasar algo así. Esto me hace sentir más animada”, declaró.