El pasado viernes finalizó la edición 2020 del Festival de Viña y Pedro Ruminot fue el encargado de dar el gran cierre a la sección del humor.

El comediante sacó carcajadas con su rutina, siendo el estallido social, crítica a los políticos y divertidas anécdotas las que hicieron reír al público de la Quinta Vergara.

Y fue casi al final de su rutina cuando se integró nada menos que Marcelo Barticciotto a su show, generando la sorpresa de “El Monstruo”. El momento ocurrió cuando Ruminot comentaba las diferencias entre la juventud en los 90 y la juventud actual.

Asimismo el exjugador fue el encargado de entregarle la gaviota de plata. “Fue muy emocionante, pero Alison (Mandel) me dijo: ‘Ni se te ocurra llorar'”, confesó Pedro durante la conferencia de prensa a la que asistió Página 7.

“La emoción la desvié a la sonrisa y a pasarlo bien. Así que fue muy bonito poder disfrutar y cantar las canciones”, reconoció Ruminot.

En este contexto, el comediante reveló que la primera vez que vio a Marcelo fue durante un partido amistoso que Colo-Colo jugó en Maipú en el año 1991. “Bajaron del auto todos los jugadores, y yo era súper chico. Yo nunca había visto a una persona rubia. Creo que sentí lo mismo que sintieron los aborígenes cuando llegó Colón“, bromeó.

Tras el partido, Ruminot esperó a que el jugador saliera para pedirle un autógrafo. “Imagínate, el Pedrito de 10 años ahora va dormir muy contento”, expresó finalmente.