Bonco Quiñongo fue el encargado de poner la cuota de humor en la última noche del Festival de Viña del Mar, aunque su paso fue sin pena ni gloria.

El debut del cubano sobre el escenario de la Quinta Vergara fue bastante tibio, pues si bien la gente presente lo escuchó con respeto, de vez en cuando se escuchaban pifias en la tribuna y galería.

Lee También...

¿Para lavar la loza? El “lujoso” accesorio en atuendo de Arcángel que desató bromas entre tuiteros

Ir al artículo

Claro que hacia el final de su rutina el público se mostró más benevolente aún ya que al ser despedido por María Luisa Godoy y Martín Cárcamo, sin llevarse ningún premio, las pifias se hicieron sentir.

Al parecer el ‘monstruo’ quería que al menos Bonco se llevara un reconocimiento, por lo que durante toda la pausa comercial e incluso mientras anunciaban al artista más popular del certamen, Carlos Rivera, los gritos no pararon.

“Injusticia” y “Negro” (en alusión sus chistes), fueron parte de los mensajes que se escuchaban desde galería a platea, según pudimos registrar en Página 7.

Afortunadamente, minutos más tarde, cuando volvió la transmisión y en un hecho inédito, los animadores llamaron al cubano al escenario y escucharon “la voz del pueblo”, y le brindaron las dos gaviotas.

Cabe señalar que por parte de los televidentes, esta situación no fue bien evaluada, ya que a juicio de los usuarios de Twitter, Bonco fue uno de los humoristas más débiles del certamen.

Acto seguido y con el humorista sobre el plató, presentaron al último número de la noche, la estadounidense de ascendencia mexicana Becky G.